527 años de resistencia al extractivismo y el despojo territorial

Home  >>  ONAMIAP al día  >>  527 años de resistencia al extractivismo y el despojo territorial

527 años de resistencia al extractivismo y el despojo territorial

Nuestro continente no fue descubierto, fue saqueado. Y lo sigue siendo.

Hace 527 años los invasores llegaron a este continente, hoy conocido como América, y nos impusieron un rey, una lengua, una religión. Y, sobre todo, por encima de ello, un modelo económico de saqueo de los bienes naturales y vulneración de derechos.

Para esclavizar a los pueblos indígenas y despojarnos de nuestros territorios, inventaron el racismo. Truncaron nuestros procesos civilizatorios, definiéndose como la única civilización. Se empeñaron en destruirnos física y culturalmente. Pero resistimos. Aquí estamos.

Más de cinco siglos después, la “Doctrina del Descubrimiento” ha adquirido nuevos rostros. El rey es ahora el capital, la religión es el libre mercado, el idioma es la globalización neoliberal. Seguimos resistiendo al despojo territorial, al saqueo de nuestros recursos naturales, al genocidio cultural. Ese que no se detuvo con el nacimiento de las repúblicas.

Esas repúblicas nacieron no solo a nuestras espaldas sino contra los pueblos indígenas. Pero nuestra tenaz resistencia de 527 años nos visibiliza, conquistamos derechos, nos organizamos, nos articulamos. Los Estados persisten en invisibilizarnos y vulnerar nuestros derechos fundamentales. Pero no nos rendimos.

Somos las mujeres indígenas quienes más resistimos, defendiendo nuestros territorios, transmitiendo y revitalizando nuestras lenguas originarias, conservando nuestra espiritualidad frente a las amenazas de los nuevos evangelizadores, los fundamentalistas religiosos que se oponen a la igualdad de derechos entre hombre y mujeres. Las que en diálogo armónico con la Madre Tierra cuidamos nuestras semillas, nuestros bosques, nuestras fuentes de agua, nuestra biodiversidad. Las que peleamos por la soberanía alimentaria.

Más de 500 años después, ante la crisis climática y del modelo capitalista dominante, los ojos del mundo se vuelven hacia los pueblos indígenas y nuestros modelos de vida en armonía con la naturaleza. Los poderosos se oponen, pero nuestra resistencia sigue dando frutos. No pudieron detenernos. No nos detendrán.

Este 12 de octubre, Día de la Resistencia Indígena, no unimos en un abrazo con los pueblos y las mujeres indígenas del continente y el mundo, decididas a seguir resistiendo desde nuestros territorios con nuestros propios modelos de vida. Defendiendo nuestros derechos humanos colectivos e individuales. Haciéndonos escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *