El derecho a la soberanía alimentaria

Home  >>  Navegador indígena  >>  El derecho a la soberanía alimentaria

El derecho a la soberanía alimentaria

En esta edición del boletín “Navegador Indígena 2030” conoceremos sobre nuestro derecho a la soberanía alimentaria.

La soberanía alimentaria es el derecho que tenemos los pueblos indígenas a decidir sobre nuestras propias políticas y estrategias a la hora de producir, distribuir y consumir alimentos. Es a través de este derecho colectivo que tenemos la garantía de acceder a alimentos adecuados y pertinentes a nuestro contexto, a nuestras necesidades nutricionales y a nuestros hábitos alimenticios. Y es que la soberanía alimentaria es una expresión de nuestra libre determinación, es decir, nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestras prioridades de desarrollo, establecido en el artículo 3 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI):

“Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”

Para ejercer este derecho colectivo, debemos tener garantizado la seguridad jurídica de los territorios ancestrales que ocupamos y/o utilizamos. Es allí donde producimos nuestros alimentos y se realizan las actividades económicas o de subsistencia como la caza, la pesca o la recolección.

Entonces, para lograr esta seguridad jurídica, nuestros Estados deben reconocer y titular nuestros territorios integrales ancestrales.

La soberanía alimentaria y su relación con los ODS

Nuestro derecho a la soberanía alimentaria se encuentra vinculado, prioritariamente, con el ODS 2 (Hambre cero), que busca poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Para nosotras, “Hambre cero” es decidir libremente qué alimentos necesitamos producir y consumir en nuestro territorio ancestral. Es por este motivo que la seguridad jurídica de nuestros territorios debe precisarse en la meta 2.3 del ODS 2, que actualmente solo hace mención al acceso a las tierras. Nosotras hablamos de territorio y libre determinación.

Los obstáculos a la soberanía alimentaria

Actualmente, este derecho colectivo se encuentra vulnerado debido a la promoción de políticas agrarias que incentivan el cultivo extensivo de productos para la agroexportación y el monocultivo, afectando gravemente la productividad de los suelos. Otro problema que pone en peligro nuestra soberanía alimentaria es la pérdida de las semillas nativas, la cual a su vez significa una pérdida de los saberes que se han venido acumulando desde nuestros antepasados. Y también la falta de titulación integral de nuestros territorios ancestrales

Además, tenemos un Estado que solo garantiza nuestra seguridad alimentaria, pero no nuestra soberanía alimentaria. Esto se expresa cuando el Estado impone actividades económicas que contaminan nuestros territorios ancestrales y el medioambiente.

Ante este panorama, las mujeres y los pueblos indígenas exigimos políticas que garanticen el acceso a alimentos sostenibles y cuya producción recupere y revalore nuestros saberes ancestrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *