ONAMIAP

ONAMIAP en el Día Internacional de la Tierra

Home  >>  Cambio climático  >>  ONAMIAP en el Día Internacional de la Tierra

ONAMIAP en el Día Internacional de la Tierra

Reservorio de Tinajones, Lambayeque. Foto: Andrés Alviar

Hoy, 22 de abril, es el Día Internacional de la Tierra. Es el día de nuestra casa grande, del hogar que nos cobija y nos protege. Del cual somos parte. Y que, para los pueblos y las mujeres indígenas, comprende todas las formas de vida: aguas, bosques, animales y plantas, cielo, aire, suelo y subsuelo. Toda la biodiversidad. Todas esas vidas que hoy levantan la voz más fuerte que nunca, mostrándonos cómo su destrucción provoca pandemias y enfermedades que se extienden por todo el mundo.

Por eso los pueblos y las mujeres indígenas luchamos no solo por la tierra, esa capa arable que el sistema dominante ve únicamente como un recurso más. Luchamos y defendemos nuestros territorios integrales, aquellos que nuestros ancestros y ancestras habitaron y cuidaron desde hace miles de años, muchos siglos antes de las conquistas y colonizaciones.

Conquistan y colonizaciones que continúan hasta hoy con las políticas de despojo territorial y destrucción de la naturaleza: expansión de la minería y su contaminación, derrames petroleros, tala legal e ilegal, monocultivos agroindustriales que explotan a sus trabajadores y trabajadoras y acaparan más tierras que las que concentraban los latifundios antes de la Reforma Agraria de 1969.

Contra ese sistema destructor de la vida, los pueblos y las mujeres indígenas exigimos el reconocimiento de los derechos de la naturaleza, sus ecosistemas y especies. Derechos que están íntimamente ligados a los nuestros, que se retroalimentan. En el Perú, el Proyecto de Ley 6957ya ha sido aprobado en la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afroperuano, Ambiente y Ecología del Congreso. Un Congreso que debe aprobarlo en la presente legislatura.

Y contra todos los mecanismos de despojo territorial, los pueblos y las mujeres indígenas exigimos una nueva Reforma Agraria, construida de abajo hacia arriba, que garantice el reconocimiento de nuestros territorios integrales y todos nuestros derechos colectivos e individuales como pueblos y mujeres indígenas.

Hoy te saludamos Madre Tierra, hoy renovamos nuestro compromiso y nuestra lucha en defensa de tus derechos. Hoy más que nunca respondemos a tu llamado. Te agradecemos por darnos y vida y por cuidarnos. Y prometemos retribuirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *