Onamiap

Resultados electorales en Chile: el reto es no defraudar las esperanzas

Home  >>  ONAMIAP al día  >>  Resultados electorales en Chile: el reto es no defraudar las esperanzas

Resultados electorales en Chile: el reto es no defraudar las esperanzas

On Diciembre 20, 2021, Posted by , In ONAMIAP al día,Vocería, By ,, , With No Comments

La ultraderecha fue derrotada en las urnas en Chile, en una segunda vuelta electoral muy polarizada, cuyos resultados abren la esperanza de terminar por fin con la herencia nefasta de la dictadura de Augusto Pinochet, que tres décadas después de terminada continua marcando el modelo económico y político de su país.

Gabriel Boric, joven representante de una coalición de izquierda, derrotó al ultraconservador José Antonio Kast con el 55.9% de los votos sobre el 44.1% de su rival, al 99.1% del cómputo oficial. Kast reconoció su derrota, luego de lanzar amenazas de desconocer los resultados si estos eran muy estrechos, como lo señalaban las encuestas días antes de los comicios.

El pueblo chileno acudió a votar pese a maniobras de boicot de la derecha, como la disminución de la circulación de buses. Lo importante y decisivo es que estas elecciones estuvieron precedidas de grades movilizaciones que clamaban por el cambio y que lograron convocar a un proceso constituyente por un cambio real.

Ese es el desafío del gobierno electo: emprender un cambio real hacia un nuevo modelo que garantice los derechos humanos de todos y todas, que reconozca a los pueblos indígenas y sus derechos colectivos, que comprenda que el “milagro chileno” que la derecha global saludó pudo lograr bellas cifras macroeconómicas, pero profundizó las brechas de pobreza y desigualdad y reprimió y criminalizó la protesta social.

Gabriel Boric debe comprender que los votos le fueron entregados con la esperanza de una propuesta de justicia social y no puede derafudarla. No puede ceder a las presiones de la ultraderecha. Los cambios que emprenda deben ser estructales, efectivos.

La situación del Perú tiene similitudes y diferencias. Se parece a la de Chile por la polarización electoral, por compartir la herencia de dictaduras que impusieron el capitalismo neoliberal. Pero aquí aún no se articula una movilización generalizada ni se genera un momento constituyente. Ese es nuestro gran desafío, nuestra gran tarea.

Lo cierto es que las cosas están cambiando en nuestra región: la izquierda avanza y la ultraderecha articulada, se reúne, conspira, comparte estrategias y discursos. Pero no nos confiemos, porque de lo que se trata es de que los gobiernos, sean de derecha o izquierda, garanticen derechos y justicia social. Hay que tener claro que solo la movilización organizada, articulada, pueden abrir el camino hacia ese cambio real.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.