Onamiap

Declaración de las mujeres indígenas de Atalaya: Por el respeto de nuestro derecho a la soberanía alimentaria para garantizar el buen vivir

Home  >>  ONAMIAP al día  >>  Declaración de las mujeres indígenas de Atalaya: Por el respeto de nuestro derecho a la soberanía alimentaria para garantizar el buen vivir

Declaración de las mujeres indígenas de Atalaya: Por el respeto de nuestro derecho a la soberanía alimentaria para garantizar el buen vivir

Las mujeres de las comunidades de Sheyamashya, Boca Apinihua, Shahuaya, Sapani, Canapishtea, Chicosa, Sempaya, Santa Ana, Nuevo Edén, Puerto Alegre, José Olaya, Misión Unini, pertenecientes a tres pueblos indígenas: Asháninka, Ashéninka y Shipibo; organizadas en nuestra Federación de Mujeres Indígenas de la Provincia de Atalaya (FEMIPA) y en nuestra Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP), después de una reflexión colectiva y de intercambio de conocimientos y saberes en Atalaya, los días 23 y 24 de marzo del 2022, en el marco de las actividades desarrolladas en el proyecto “Garantizando la seguridad alimentaria y nutricional y mejorando la resiliencia de los medios de vida de los pueblos indígenas de la Amazonía peruana afectados por COVID 19” de la FAO, suscribimos la presente:

Recordando que lo establecido en el Convenio 169 de la OIT, la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Sociales, Económicos y Culturales,  el Convenio sobre la Diversidad Biológica, la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la Convención Interamericana de Derechos Humanos, la doctrina y jurisprudencia del Sistema Interamericano, son normas de obligatorio cumplimiento por el Estado peruano, las organizaciones no gubernamentales, las empresas del sector privado, las instituciones financieras internacionales y las agencias de las Naciones Unidas.

Señalando que las mujeres indígenas como titulares de derechos, individuales y colectivos, herederas del conocimiento, sabiduría, ciencia y tecnología ancestral somos actoras determinantes para contribuir a lograr la seguridad y soberanía alimentaria y nutricional en nuestros hogares, comunidades y pueblos.

Considerando que nuestros derechos a la salud y educación interculturales, a servicios de agua y saneamiento, a la comunicación e información, son indispensables para erradicar la desigualdad y revertir la indiferencia que tiene el Estado con nuestros pueblos, quienes podemos con nuestros conocimientos científicos ancestrales aportar de forma efectiva para que las políticas y programas aseguren la soberanía alimentaria y nutricional y el buen vivir.

Declaramos:

  1. Nuestro compromiso de defender nuestros derechos a la libre determinación, el consentimiento previo, libre e informado, al territorio integral ancestral, al derecho propio y todos los demás derechos conquistados por los pueblos indígenas del mundo, como garantías mínimas para asegurar nuestra soberanía y seguridad alimentaria y nutricional. 
  2. Nuestra demanda al Estado peruano para que respete en propiedad nuestro territorio integral ancestral que comprende la totalidad de nuestro hábitat, la cual incluye nuestras tierras, bosques, cochas y ríos que hemos ocupado y utilizado desde nuestros ancestros y ancestras como condición mínima para garantizar nuestra soberanía alimentaria y nutricional.
  3. Nuestra demanda al Estado peruano para que todos los programas y políticas que implemente en nuestros territorios ancestrales se dirijan a mejorar de manera efectiva nuestras condiciones de vida y respeten nuestro derecho a la libre determinación y nuestro enfoque integral, ecosistémico y como ente vivo de nuestra madre naturaleza.
  4. Nuestra necesidad de que las nuevas tecnologías y la cooperación científica vinculadas con la agricultura, acuicultura, pesca y otros, respeten y se compatibilicen con nuestros conocimientos y tecnologías científicas ancestrales; y que se fomenten investigaciones multidisciplinarias que incluyan a nuestros sabios y sabias indígenas. 
  5. Nuestro compromiso de consolidar nuestra organización provincial FEMIPA y nacional ONAMIAP, como nuestras instituciones representativas, con el objetivo de articular y reforzar nuestras demandas planteadas desde nuestras estructuras orgánicas propias para el respeto de nuestros sistemas alimentarios que garantizan nuestra vida plena.
  6. Nuestro compromiso como mujeres indígenas es seguir velando por que nuestros sistemas alimentarios y conocimientos sean garantizados a las generaciones presentes y preservados a las generaciones futuras como medida efectiva para eliminar el hambre y reducir enfermedades vinculadas con la mala alimentación producida industrialmente.
  7.  Nuestro respaldo a los planteamientos e iniciativas multisectoriales que busquen mejorar nuestras condiciones de vida siempre y cuando respeten nuestros derechos como pueblos y mujeres indígenas y los derechos de nuestra madre naturaleza, conforme a los estándares internacionales suscritos y de obligatorio cumplimiento por el Estado peruano. 

Dado en la provincia de Atalaya, a los veinticuatro días del mes de marzo del año dos mil veintidós. 

Comunidad nativa Sheyamashya

Comunidad nativa Boca Apinihua

Comunidad nativa Shahuaya

Comunidad nativa Sapani

Comunidad nativa Canapishtea

Comunidad nativa Chicosa

Comunidad nativa Sempaya

Comunidad nativa Santa Ana

Comunidad nativa Nuevo Edén

Comunidad nativa Puerto Alegre

Comunidad nativa José Olaya

Comunidad nativa Misión Unini

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.